Cecilia Mackenna Echaurren – nueva embajadora de Chile en Berlin

«Alemania es un importante socio para nuestro país»

La acreditación como nueva emabajadora chilena, 19 de julio: El Presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, conversando con Cecilia Mackenna Echaurren en la sala Luise en el Palacio de Bellevue, Berlín. Foto: Felix Zahn
La acreditación como nueva emabajadora chilena, 19 de julio: El Presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, conversando con Cecilia Mackenna Echaurren en la sala Luise en el Palacio de Bellevue, Berlín. Foto: Felix Zahn

 

Cecilia Mackenna es la nueva embajadora de Chile en Alemania. El editor en jefe del Cóndor, Arne Dettmann, le hizo una entrevista.

 

Cóndor: Alemania no es tierra incógnita para Usted. ¿Cuál fue el motivo a realizar estudios postgrados en la Universidad de Heidelberg?

Efectivamente, pese a no tener, a diferencia de muchos chilenos, ninguna vinculación familiar con Alemania, opté por hacer estudios de postgrado en la Universidad de Heidelberg. Ello, porque como egresada de Filosofía, Heidelberg siempre ha sido un referente importante para todo estudiante de filosofía. Es una Universidad con mucha tradición e historia y que a lo largo del tiempo ha acogido a muchos estudiantes chilenos. De hecho cuándo yo estuve ahí, había un grupo numeroso haciendo estudios de postgrado, muchos de los cuales ocuparon posteriormente importantes cargos de gobierno y fueron embajadores de Chile en Alemania. La vinculación entre Chile y Heidelberg se ha mantenido en el tiempo y es por ello que la Universidad tiene el Centro para América Latina en nuestro país.

 

Eso fue 1978/79, Alemania cambió mucho después con la reunificación: ¿Cómo Usted ve Alemania hoy en día?

Ciertamente que Alemania cambió mucho a partir de la reunificación. Este anhelo que hizo soñar a generaciones de alemanes durante varias décadas, se convierte en realidad tras la caída del Muro de Berlín y el colapso de Alemania del Este. Junto con vivir con mucha emoción ese importante momento de la política mundial y europea, permite ver a Alemania erigirse como uno de los líderes del mundo occidental y ha permitido a Alemania acrecentar su presencia a nivel global.

Si bien la caída del muro fue en ese momento algo producto del azar, era algo claramente deseado. Este hecho no solo pone fin a la guerra fría que tenía al mundo dividido en bloques irreconciliables, sino que permite un gran e importante impulso a la integración europea, la que con el tiempo ha permitido la incorporación de la mayor parte de los países de la llamada Europa del Este.

Recuerdo que mientras vivía en Alemania al final de los años ‘70, eran pocos los que pensaban que este cambio se daría de manera pacífica. La lógica de la guerra fría era una lógica de confrontación y que dominaba el quehacer político. Alemania, con su proceso de reunificación dio un gran ejemplo al mundo y si bien tuvo costos que pagar, le permitió fortalecer su presencia económica en el mundo. Chile no ha sido ajeno a este fenómeno ya que Alemania es un importante socio para nuestro país y muchas de las empresas alemanas que están en Chile son ejemplo de innovación y buenas prácticas y contribuyen de manera importante al desarrollo de nuestra economía.

 

Usted también fue embajadora en Suiza y coordinadora del equipo de transición de la OIT, en Ginebra. ¿En qué consistía este último cargo? ¿Cómo ha sido su experiencia en Suiza?

Mi paso por Suiza tiene dos momentos diferentes. Por una parte me tocó a fines de los ‘90 ser parte del equipo de transición en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con sede en Ginebra. Ello porque en ese momento había sido elegido como Director General de la OIT el chileno Juan Somavia. El me pidió que me fuera a Ginebra con 6 meses de antelación a que él asumiera el cargo para coordinar el equipo de profesionales que prepararía su instalación como Director General. Esto fue en octubre de 1998. Después que él asumió, me quedé en su Gabinete hasta julio del 2000 cuando fui nombrada Embajadora.

En octubre del 2003 fui nombrada Embajadora en Suiza, año en que inicié mi segunda etapa en ese país. Las relaciones bilaterales entre ambos Estados han sido tradicionalmente estrechas. Los primeros suizos llegaron a Chile a comienzos del siglo XVIII como misioneros y a mediados del siglo XIX como comerciantes a Valparaíso, donde en 1851 se estableció el primer Consulado suizo de toda Sudamérica.

Al igual como ocurre en el caso de Chile con Alemania, ambos países comparten valores y principios en su accionar internacional. Asimismo, importantes empresas suizas están presentes en Chile y algunas de ellas están vinculadas con el diario quehacer de la población lo que facilita su identificación. Los lazos históricos, junto a la presencia de importantes empresas y la firma de convenios en diversas áreas, permiten seguir alimentando la relación bilateral, facilitando la labor de todo embajador.

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Comment

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

*

Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden.