La vertiginosa carrera del barítono chileno Javier Arrey

Aclamado por la crítica en Washington: un nuevo triunfo para un cantante de ópera chileno.

Cada vez que nos enteramos de los éxitos de uno de nuestros músicos en el extranjero, nos llenamos de orgullo. En este caso de se trata de Javier Arrey, oriundo de Valdivia, quien ha hecho su triunfal debut en el Festival de Castleton, Virg. En Julio cantó el papel de «Iago» en la ópera «Otello» de Giuseppe Verdi, bajo la batuta del prestigioso y galardonado director, el maestro Lorin Maazel quien creara este festival en 2009.

Este acontecimiento se realiza cada año en Castleton, al este de Washington, en un campo de 2.4 km cuadrados perteneciente a Lorin Maazel, fundador y director artístico y a su mujer, Dietlinde Turban-Maazel, fundadora y directora artística asociada. El lema de este evento es: «Aquí el futuro se encuentra con presente». Se realiza allí un sinnúmero de diversas presentaciones musicales basados en un programa educacional: C.A.T.S. (Castelton Artists Trainig System), que, como real semillero, incorpora a talentos jóvenes instrumentales y a cantantes en la experiencia operática. Su conductor es uno de los más eminentes directores de nuestro  Siglo XXI, el Maestro Lorin Maazel, quien los lleva a un arte musical de primerísimo nivel, lo que hace que el Festival de Castleton sea tan especial.

El Festival de Castleton fue creado imitando los festivales de Glyndebourne, Inglaterra, (creado en 1934), el Festival Musical de Santa Fe, Colombia, (creado en 1975) y el Caramoor Festival (Estado de Nueva York, creado en 1945).

En 2013, en Castleton, Lorin Maazel ofreció a nuestro barítono Javier Arrey el difícil y complejo papel de Iago en el «Otello». Despuès del estreno, su director, Lorin Maazel comenta de Javier Arrey en su sitio web: «Iago fue representado en forma deslumbrante por Javier Arrey (…). Él logra darle forma al celoso demonio que hay en Otello»; y en una entrevista, Maazel opina: «no olvidaré a Javier Arrey, pues quedé muy impresionado ya que hizo su papel con la madurez de haberlo interpretado ya treinta veces.» A esto, Hanns Stein, su profesor de canto de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, exclama con orgullo: «¡Pero si era su debut en el rol!»

En realidad, la carrera de Arrey, (31 años), «ha sido de locos» tal como se expresa él de si mismo, ya que los hechos se sucedieron vertiginosamente. Íntegramente formado en la Facultado de Artes de la Universidad de Chile con el Profesor Hanns Stein, antes sólo había cantado como aficionado desde su infancia en iglesias de Valdivia. Luego, en Santiago, ya durante sus estudios, desde 2003 fue miembro estable del Coro del Teatro Municipal de Santiago. En 2006 viajó a Gütersloh, Alemania para participar en las «master classes» del Concurso Internacional «Neue Stimmen» (voces nuevas) creado en 1987 por la Fundación Bertelsmann, al que se presentan los 50 cantantes de mayor talento de todo el mundo. Han participado allí, sólo para nombrar algunos: Siegfried Jerusalem, Katia Ricciarelli, Franciso Araiza, entre otros de renombre. Arrey llegó a la ronda final en este concurso.

En el año 2007 tuvo el encuentro que definió su vida profesional: cuando Plácido Domingo cantó en la Plaza de Armas, Arrey se presentó a Domingo y le pidió que lo escuchara. Domingo lo hizo audicionar «a capella». Luego, Plácido ofreció a Arrey participar en su concurso «Operalia» en Paris. Este concurso anual para jóvenes cantantes de ópera fue creado por el renombrado tenor en 1993. Entre sus ganadores se encuentran celebridades como José cura, Rolando Villazón, entre muchos otros.

En 2008, Arrey participó en la «Competizione dell´Opera», en Dresden, Alemania, donde fue finalista. En el mismo año audicionó en Santiago para la gran mezzosoprano Dolora Zajick (contratada para  la temporada del Teatro Municipal) quien de inmediato lo fichó para su programa «Voces Dramáticas» en USA. En 2009 viajó a Inglaterra, al «BBC Cardiff Singer of the World», concurso donde obtuvo el premio de «Song Prize Finalist» de los barítonos.

En 2010, gracias a la mezzosoprano Dolora Zajick pudo contactarse nuevamente con Plácido Domingo para una segunda audición. El maestro constató asombrado los avances de Javier logrados  en dos años, y lo llevó a su programa «The Domingo-Cafritz Young Singers Program» de la Washington National Opera, donde Domingo era director. Dice Arrey: «Es un programa de jóvenes cantantes que sólo acoge a seis postulantes de todo el mundo que se supone serán las próximas figuras de la ópera mundial.»

Así, el apadrinamiento de Plácido Domingo ha sido un regalo del cielo para Arrey. En Washingtoní se dedicó durante 2,5 años a estudios intensivos, especialmente para los casos de reemplazantes («covers») y realizó conciertos de cámara. En esta época, Domingo lo lleva a Valencia, España donde bajo su batuta canta dos óperas del compositor estadounidense–italiano Gian Carlo Menotti, en celebración  de los cien  años de su nacimiento. Las óperas fueron «El teléfono» y «Amelia al Ballo». En 2011, Arrey concurre a otro concurso «Operalia» de Plácido Domingo, esta vez en Moscú, donde resulta finalista. A comienzos del 2012 viaja a Mumbai, India, donde canta en «Pagliacci» de Leon Cavallo y «Carmina Burana» de Carl Orff. En 2012 realiza conciertos en el Teatro del Lago de Frutillar.

En julio del presente año, realiza su debut como Iago en el Festival de Castleton en la ópera «Otello» de Verdi. Este papel sin duda ha significado el «broche de oro» en la carrera de Javier Arrey, pues, como se describía al comienzo, las críticas tanto del propio director Lorin Maazel, como del «Washington Post» y del «Mercurio» de Santiago han sido extraodinariamente elogiosas. Nuestro barítono chileno, acaba de cantar el papel de Melot en la ópera de Ricardo Wagner «Tristan e Isolda» con espléndida crítica del periodista Philip Kennicot (Washington). Él escribe: «Si bien en su corto papel, el barítono chileno Javier Arrey, cuyo Iago ya pude admirar en Castleton, cantó tan claro, límpido y con un sonido tan robusto que causó una impresión muy favorable». En Octubre próximo cantará en Mónaco bajo la batuta de Plácido Domingo, las dos óperas de Menotti. En Junio 2014 se presentará en el Nationaltheater de Munich en «La fanciulla del West» de Puccini, y también en el verano 2014, cantará el «Don Giovanni» de Mozart en Castleton. Un gran reconocimiento que hace pocos días ha recibido Javier Arrey ha sido el hecho de que la prestigiosa Agencia de Artistas Harrison – Parrot (Artist and Project Management) lo ha incluído en su lista de artistas, la misma agencia que también representa a Lorin Maazel. Es, sin duda, un privilegio extraodinario.

Se confirma así lo que el director y crítico de música chileno Jaime Donoso opinara ya tres años atrás: «Me parece una de las voces masculinas nacionales más prometedoras de los últimos años.»

 

Sylvia Wilcken

(Círculo de Críticos de Arte de Chile)

Print Friendly

Leave a Comment

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

*