A 150 años de la llegada del «August»

«August» es la forma alemana de Augusto, o más bien, del latín «augustus», que significa santo, majestuoso o venerable. Pero como descendiente de alemanes de la Provincia de Llanquihue, tiene aún otro significado más, el nombre del barco en que llegaron nuestros antepasados a la ciudad de Puerto Montt.

4078_p10a

Manteniendo siempre presente dicho acontecimiento, es que quisiera recordar que este 6 de marzo, se cumplen 150 años de la llegada del barco «August» a Puerto Montt, al mando del Capitán H. Rolfs, que zarpó de Hamburgo el 31 octubre 1863 rumbo a Valdivia y Puerto Montt.

El “August” llegó a las costas del recién fundado Puerto Montt el 6 de marzo de 1864, cuando habían trascurrido apenas 11 años desde su fundación (12 Feb. 1853) y aún faltaban casi 7 años para que se produjese la unificación de lo que hoy conocemos como Alemania (18 Ene. 1871).

Los pasajeros del barco, súbditos del Reino de Prusia en ese entonces, de acuerdo a listado oficial sumaban un total de 347 personas, 85 hombres, 87 mujeres y 175 niños.

Entre los pasajeros que llegaron finalmente a Puerto Montt, aproximadamente 28 familias, junto a un número aproximado de 30 inmigrantes individuales, que provenían mayoritariamente de distintas localidades de la Provincia de Westfalia, principalmente de la ciudad de Werl y sus alrededores, tales como Büderich, Delecke, Drueggelte, Sönnern, Wippringsen y Woltringen, hoy pertenecientes al Distrito (Kreis) Soest, Estado de Nordrhein-Westphalen, se encontraban las familias de Caspar Brahm, Bernhard Droppelmann, hermano de Nikolaus, llegado en el barco «Helene» el 20 de enero de 1863, Julius Duwe, Wilhelm Fehring, Heinrich Velmer (o Felmer), Heinrich Glade, Heinrich Heger (o Haeger), Eberhard Hering, Leopold Holtheuer, Friedrich Juenemann, Caspar Kamann, los hermanos Anton y Ferdinand Kappstein, junto a su hermanastro Eberhard Gerdes, Ferdinand Kneer, Caspar Kortmann, Heinrich Ludewigs, Anton Menge, Christian Pinninghoff, Heinrich Rehbein, Eberhard Ricke, quien llegó junto a su hijastro Theodor Langenbach, Theodor Schaefer, Christian Schnettler, junto a las familias de sus hijos Joseph y Ferdinand, Gottfried Schoenwaelder, quien regresó a Alemania, Theodor Schroer, Franz y Friedrich Schwerter, hermanos del Sacerdote Jesuita Theodor, de Ferdinand, llegado a Corral el 1 noviembre 1860 en el barco Iserbrook, y de Ángela, casada con Theodor Bohle, llegada a Corral el 21 enero 1863 en el barco hamburgués «Helene», Franz Werner, Joseph Wiehoff y Franz Westermayer, quien falleció trágicamente en 1865, junto a su esposa, en su chacra en Chamiza.

Las familias Brahm y Droppelmann se establecieron y prosperaron en Puerto Montt. Las demás familias, en las cercanías de Puerto Varas, en los sectores denominados Línea Vieja y Línea Nueva, sector poniente, donde le fueron asignadas chacras que no estaban ubicadas a orillas del lago, pues ahí ya se habían establecido un número importante de colonos, llegados con anterioridad, en un proceso de colonización que se inició en 1846, con el establecimiento de las primeras familias en las cercanías de la zona de la Unión.4078_p10b

El «August», junto con los barcos «Steinwaerder» y «Helene», llegados el 25 de enero de 1862 y 20 de enero de 1863, respectivamente, que trajeron el primer contingente de familias Westfalianas (Biewer, Bohle, Brintrup, Koch, Potthof), fueron los barcos que trajeron el mayor número familias católicas alemanas, pues el esfuerzo colonizador a la fecha solamente había hecho posible la llegada de familias luteranas, principalmente de Hessen, Wuertemberg, Silesia y Bohemia.

Los inmigrantes del «August», al igual que los demás colonos, pronto se incorporaron a la vida y proceso fundacional, participando en el establecimiento de varias instituciones, hoy íconos de la Provincia de Llanquihue, como del Diario El Llanquihue, el Banco de Llanquihue, las Iglesias de Puerto Montt y Puerto Varas, Colegios (San Javier, Inmaculada, Germania), entre otros.

Mención aparte, merece el hecho que los hijos de estos colonos, en su afán por mejorar su porvenir, poco a poco fueron adquiriendo propiedades en otras zonas, a fin de establecerse, y es así que gran parte de ellos, relacionados por vínculos de vecindad y parentesco, compraron propiedades hacia el sector de la Cordillera de la Costa.

Es por ello, que la población de la Comuna de Fresia, hoy en su mayoría es descendiente del esfuerzo colonizador de los pasajeros del «August», y se podría decir que todos sus habitantes tienen un familiar, vecino o amigo con alguno de los apellidos Fehring, Felmer, Haeger, Kneer, Rehbein, Schaefer, Schnettler o Schwerter, por nombrar algunos.

Hoy los descendientes del «August» se mencionan en todos los ámbitos de la vida regional y nacional, como profesionales, comerciantes, agricultores, empresarios, políticos, autoridades, consagrados a la vida religiosa, etc., por señalar algunos.

Estos 150 años contienen muchas historias y experiencias, que cada descendiente podrá repasar a propósito de esta fecha, y que este espacio solamente permite evocar su efeméride.

Por ello, a todos nuestros antepasados, osados, valientes y perseverantes forjadores de nuestra República, nuestra Provincia, nuestro hogar, con estas breves palabras, hago un homenaje al rememorar este acontecimiento.

 

Evaldo Rehbein, Abogado, descendiente de Theodor Rehbein y Ferdinand Kneer

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Comment

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

*