155º Aniversario del Instituto Alemán Carlos Anwandter de Valdivia

Con la ceremonia oficial y el concierto ofrecido por la Orquesta de Cámara de Valdivia, el jueves 3 de octubre este Instituto conmemoró los 155 años de su fundación y los 23 años de la Reunificación Alemana.

El Director del Instituto Alemán Carlos Anwandter de Valdivia, Dr. Christoph Rube-Vestweber, durante su discurso.

El más antiguo de los colegios alemanes del país celebró la semana pasada sus 155 años. Con perfecta puntualidad la celebración formal de aniversario contó con la presencia del Intendente de la Región de Los Ríos, Henry Azurmendi, del SEREMI de Educación, Carlos Crot, y de la Jefe Provincial de Educación, Vivian Turner, entre otras autoridades civiles y uniformadas invitadas, además del Cónsul Honorario de la República Federal de Alemania, Eduardo Schild.

El profesor Eduardo Schott, locutor oficial de la ceremonia, saludó a los presentes con el poema de Pablo Neruda alusivo a Carlos Anwandter y su familia, de «cantos ceremoniales», luego de lo cual el Director, Dr. Christoph Rube-Vestweber hizo uso de la palabra, acompañado de Verónica Martin, Coordinadora de Educación Básica, quien fue leyendo la traducción del discurso.

En él, el Dr. Rube-Vestweber se refirió a los dos hitos de celebración: la Reunificación Alemana y la fundación del colegio. Acerca de la primera, el Dr. Rube-Vestweber señaló en parte de su alocución: «A través de una revolución pacífica en Europa central y oriental en el año 1989, se logró derrocar la dictadura del este, surgiendo un estado alemán único y democrático. El gran mérito histórico fue, que el pueblo, a pesar de la opresión del estado de Alemania del Este, logró unirse y librarse de la dictadura sin violencia. Examinando la historia de Alemania, se puede decir que este hecho es algo único. Por ello, el 3 de octubre es un día de gran alegría para los alemanes»

Sobre el aniversario de nuestro Instituto, el Dr. Rube-Vestweber manifestó: «Carlos Anwandter tenía ambiciosas expectativas para su colegio, que no sólo se reflejaron en nuestro Instituto, sino que también en la ciudad e incluso en su nuevo país. Así también lo reconoce Neruda en el poema que escuchamos hace un momento.

Estamos convencidos de que nuestro fundador las ha visto concretadas con creces en nuestro Instituto. Un colegio no avanza a  pasos agigantados, sino, más bien, con muchos pero pequeños. Estoy seguro de que nuestro colegio estará preparado para las exigencias mencionadas, aun cuando seguramente nosotros nos asombraríamos tanto como Carlos Anwandter si pudiéramos ver a nuestro colegio celebrando su aniversario 180».

La Orquesta Juvenil del Instituto Alemán junto a la Orquesta de Cámara de Valdivia en la interpretación de dos piezas musicales de Robert Schumann.

El Presidente del Directorio de la Sociedad Instituto Alemán, Helmut Huber, reflexionó a continuación en su discurso acerca de la calidad del establecimiento, de su personal docente y colaboradores, de la privilegiada infraestructura, y de sus alumnos. Señaló que un colegio es el complemento a la formación y educación que se sustenta en la familia, y que en estos tiempos es cada vez más difícil lograr una comunicación cercana con el otro, a pesar de que la tecnología y sus adelantos supuestamente la facilitan.

Manifestó su preocupación acerca de los tiempos venideros, en los que se requerirá aún más apoyo y comunicación entre padres e hijos, el colegio y sus alumnos, para mantener las bases de una buena educación, formativa e integral, donde el resultado final serán alumnos mejor preparados, a través del desarrollo de todos sus potenciales y talentos, para enfrentar el mundo cada día más globalizado.

La ceremonia continuó con la exposición de los profesores de Historia y Ciencias Sociales, Michael Grafenburg y Alejandro Leiva, quienes entregaron el contexto histórico de la fundación del Instituto, antes y después de la llegada de los colonos alemanes al sur de Chile.

Al continuar con la ceremonia, se presentó la Orquesta Juvenil del Instituto, a cargo del profesor Jaime Pino, en conjunto con la Orquesta de Cámara de Valdivia, con la interpretación de dos piezas de Robert Schumman, de Kinderszenen Op. 15.

Luego de la participación conjunto, la Orquesta de Cámara de Valdivia, dirigida por el violinista Dorial Lamotte, dio curso a la interpretación de su programa de temporada «Romance y tradición», que brindó a los asistentes un viaje musical por compositores alemanes: Beethoven, Romberg, Telemann y Brahms. Para cerrar su presentación interpretaron como regalo adicional el tradicional «Cumpleaños feliz», en variaciones de estilo desde Bach, pasando por Strauss y finalizando como la Danza Húngara Nº 5 de Brahms.

Print Friendly

Leave a Comment

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

*